martes, 12 de julio de 2011

La falda de Zara

Hay algunos malentendidos entre hombres y mujeres, quiero decir que hay miles dos o tres cosillas que los hombres creen sobre nosotras y que no responden total y escrupulosamente a la realidad. Una de ellas es que nos gusta la plata. Más exactamente, que nos gusta que los hombres nos regalen joyas de plata. No es cierto. Chicos, la plata es para las cuberterías. A nosotras lo que nos gusta es el oro (o si no, una pulsera de hilo). No, no es otra de mis locuras ideas, queridos. Lo sabían los egipcios, lo sabía Onassis y seguro que mi nuevo amor platónico, Guillem Gisbert, aunque parezca un poco ecologista y vegetariano, también lo sabe (o al menos lo intuye, que parece muy sensible). Cuando una amiga nos regala una pulsera de plata es genial. Cuando nos la regala un novio es que es un tacaño. Esa es la triste realidad. (Doy por sentado que los hombres que leen mi blog son de nivel avanzado y que no es necesario decirles que a las mujeres nos gusta que nos hagan regalos, que no nos da igual, por muy libres que seamos y por muy orgullosas que estemos de serlo). Bueno, me he vuelto a ir un poco por las ramas, lo que quería era hablar de esta falda de piel dorada de Zara. Me parece una prenda absolutamente genial. Es de un cuero blando y suave, un dorado maravilloso y una forma perfecta. No soy muy compradora de Zara, pero cada temporada hay una o dos piezas así, sencillamente extraordinarias. ¿No os parece?
Feliz martes, queridos.

11 comentarios:

  1. ¡Díos mío! Hablar de los malentendidos, denostar los colgantes de plata, reconocer el amor de oro…todo para terminar hablando de una falda dorada de zara. Mile: ¡Estás pidiendo un regalo a gritos, aunque no lo esperes, aunque no lo sepas! Aunque en el fondo sabes tan bien como yo que los mejores regalos son los inesperados, y en esa categoría incluyo, por supuesto, los auto-regalos. El auto-regalo es el regalo ideal. Bueno, miento, y luego diré por qué, pero volviendo al auto-regalo, ¿acaso no nos embarga la ilusión de descubrir una prenda única, un bolso fabuloso, unos zapatos únicos…vamos…descubrir algo que te dice por todas sus costuras “te estaba esperando. Tanto insípido mirándome a través del escaparate hasta que has pasado por delante, me has visto, te has detenido en seco y he olido tu deseo por poseerme”?
    El mejor regalo es encontrar algo que sentimos como propio, como si hubiera estado ahí esperándonos, pacientemente…y poder rescatarlo para llevarlo a casa.
    Miento: el mejor regalo es ver que alguien se ha parado a pensar qué podría gustarnos, porque nos conoce, o busca conocernos, porque intuye, porque escucha atentamente, porque observa y aprende, toma notas mentales y a la menor oportunidad, sin que lo esperes, aparece con ese paquete envuelto en un papel especial que contiene un regalo único capaz de conectar tan íntimamente contigo mismo que sabes hasta qué punto han accionado la tecla de la ilusión, de la felicidad.
    A mi amiga Olga le regalé hace unos años un juego de lápices…y según me confesó años después ese regalo le había hecho una ilusión bárbara.
    El valor lo da la relación que establecemos con el objeto, aunque en mi caso y para mi desgracia, en muchas ocasiones el establecimiento de esa relación depende de precios inasumibles…afortunadamente mi mejor auto-regalo fue una pluma MontBlanc Bohème maravillosa que gané escribiendo un artículo. El mejor regalo, el más noble instrumento de escritura jamás creado – la tinta es, en cierta forma, el agua de un lago azul donde se forman las palabras – ganado con su misma razón de ser…

    ResponderEliminar
  2. Querido Gil:
    Jamás en mi vida he pedido un regalo a gritos (ni de ningún otro modo), soy una persona educada.
    Pasé años obligada a escribir con pluma en el Liceo Francés, desde entonces no he vuelto a hacerlo, pero me encantan las MontBlanc, siempre me paro delante del escaparate de la tienda de Paseo de Gracia...¡Y ganarla con un artículo! ¡Qué guay!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tus gritos son siempre de educadísimo silencio, como los pasos de mi gata, que no se oyen, pero eso no quiere decir que no camine ;) lo mismo con los deseos o los anhelos. Son, están, no se oyen pero se ven y se sienten. Aquel que es capaz de intuir a base de silencios es un privilegiado... Y la persona que recibe el resultado de esa intuición alguien con suerte...este es un mundo de ciegos, e incluso los invidentes ven mucho más allá de las imágenes, lis colores e incluso las palabras.
    Bises en cadeau ;)

    ResponderEliminar
  4. ¿No conoces la historia del beso perdido?
    Una vez había un beso que se despertó en medio de la nada. No sabía de dónde procedía, ni cuál era su destino. Se encontró solo, en el aire, a medio camino de ninguna parte.
    Fue entonces cuando se topó con un gato de Chesire, siempre sonriente. El beso le preguntó:
    - Hola gato! Soy un beso y no sé dónde debo ir, ni a quién iba destinado. ¿Podrías ayudarme?
    El gato le dijo:
    - Pues no sé qué decirte. En estos tiempos me temo que no eres el único beso perdido. La gente no besa, y cuando lo hace tampoco sabe por qué lo hace. Se ha convertido en un acto automático, sin demasiado contenido. En una costumbre algo absurda donde la gente se encuentra en la calle y se besa, pero si te fijas bien los besos no acaban en las mejillas, sino en el aire….Y así andas tú, como muchos, perdidos en el aire sin saber cómo habéis llegado aquí porque un beso sin destino es como unos pies sin camino.
    - Oye, y si me refugio en tu piel. Parece sedosa y suave. Me encantaría quedarme ahí.
    - Ah no no, ni hablar. Yo sólo admito lametones, no besos. Los besos son cosas de los humanos. Así que ves buscando un trozo de piel. Hay muchas pieles que necesitan ser besadas.
    - Te haré caso, gato. Gracias por tu ayuda.
    El beso siguió volando por los aires. De pronto escuchó un llanto. Bajó la vista y vio un capazo con un bebé dentro que lloraba sin parar.
    En ese momento supo que la mejilla del bebé abandonado era su mejor destino, y se posó en su piel, multiplicándose en más besos.

    El bebé dejó de llorar y sonrió reconfortado, creyendo que eran los besos de su madre. La Guardia Urbana lo encontró dormido.

    El mundo está lleno de besos perdidos. Muchos siguen buscando pieles a las que reconfortar. Porque ciertamente, un beso es el mejor regalo.

    Y esta historia que acabo de escribir mi regalo para ti. Porque también el beso es el mejor vestido, la mejor ropa para la piel...y nunca pasan de moda...

    ResponderEliminar
  5. Gracias Gilbert por la frase "Aquel que es capaz de intuir a base de silencios es un privilegiado". La he colgado en el tablón de anuncios de mi oficina,para que sepan que con la intuición se llegan a leer los silencios más profundos. ¡ Sois geniales!.

    ResponderEliminar
  6. Gracias anónimo (who are you?). Me gustaría creer que todo el mundo tiene ese germen de intuición...pero pocos son capaces de desarrollarlo...Quizás el primer paso es saber escuchar, las palabras, los silencios. En la gran ciudad hemos perdido la capacidad de fiarnos de nuestro sentido del oído, tan contaminado por ruidos innecesarios, gratuitos...En mitad de un bosque uno puede escuchar la fuga de un río, los aleteos y cánticos de aves desconocidas, la respiración de la tierra...un festival...un milagro...

    ResponderEliminar
  7. I'm a civil servant que trabajo en una Delegación del Ministerio de Trabajo.Sí,ahí colgué tu frase (apropiadísima para las circunstancias y el momento) con tu firma.Hoy regreso de un bosque muy parecido al que tu describes,en el Valle del Pas (Cantabria)y mañana caminaré apoyada en el bastón de mi intuición por el bosque de los silencios que es mi oficina.Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. Ese bastón hecho con madera de paseos oxigenados sabe que la intuición no se explica...se siente. Eso lo aprendí en clase bien pequeño, cuando la intuición me decía que conocía la respuesta a la pregunta de la profesora y la timidez me hacía mantenerme quieto, sin alzar la mano...hasta que un día decidí levantar la mano.

    "El bosque de los silencios de tu oficina"...eso es una ventaja. Cuando alguien pronuncie palabras que merecen ser escuchadas serán del todo reconocibles...y si esas palabras incitan a la conversación, entonces ya sí que esperarán la pausa del café para ver qué caminos marcan algunas intuiciones ;-)

    ResponderEliminar
  9. Os seguiré leyendo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  10. Pues con el permiso de la anfitriona, también escribo en mis blogs:

    gilfadjua.blogspot.com
    yoymischanel.blogspot.com

    Además de aquí, claro, que para mí estos muros blancos son como las paredes para los graffiteros: imposible dejar de escribir al hilo de Milena. Saludos

    ResponderEliminar