martes, 4 de diciembre de 2012

All you need is love


Ultimamente, todo el mundo parece empeñado en hablar de amor.

- Ayer, mi profesor de yoga estuvo una hora (bueno, cinco minutos) hablándonos del chakra del corazón, el más importante, el que vehicula el amor (abrí las orejas) del universo (las volví a cerrar y seguí con la lista de la compra. Justamente me interesan todos los amores, menos el del universo). Al parecer, nosotros no somos más que un canal a través del cual pasa el amor incondicional. El amor que no espera nada a cambio ("¿ni un beso? ¿Ni un abracito?" pensé yo. "Jo...").

- La semana pasada, mi psiquiatra pasó buena parte de la sesión intentando hacerme entender que la gente no nos quiere por ser los más listos, los más graciosos o los más guapos. Que los afectos van por otro lado, se basan y se asientan en otras cosas. Eso es genial. Si lo entendí bien, significa que puedo dejar de intentar ir al gimnasio y de preocuparme por la parte del cuerpo en la que me asiento. Gran noticia.

- Mis amigas. Cuando queremos hablar de algo que no sean tíos, nos mandamos un "what's up" previo diciendo: "Hoy necesito que dediquemos 10 minutos a hablar de libros", por ejemplo. Casi nunca lo conseguimos. Claro, casi todas vamos por el matrimonio nº3 o nª4 (menos Elisenda, que al ser la más avispada del grupo, va por el nº0) y nuestra vida (a pesar de intentar seguir las instrucciones de Elisenda al pie de la letra) "est ondoyante", como decía Montaigne. A pesar de todo, algún libro sí que leemos (sobre todo Elisenda).

En fin.

La foto: Mi nueva americana tejana de Acne. Eso sí que es amor verdadero.

14 comentarios:

  1. Para no hablar siempre del amor o de libros, también hay canciones: por ejemplo "La non demande en marriage"... Está en Spotify, por si quieres combinarla con el yoga, la terapia y sobre todo ¡la cazadora tejana!

    Besos de tu

    E(terna) Célibaitaire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adoro a Brassens. En este momento lo escucho sin parar. Es maravilloso. El tío lo había entendido todo. En todas las canciones dice algo. Habla de amor y nunca nunca nunca es cursi. Es muy grande.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Amor amor amor...tanta confusión sobre el tema..tantas expectativas...tantas ilusiones...tantos tropezones...tantas y tantas cosas...y regreso al punto de partida...algunas peonzas consiguen dejar de girar sobre sí mismas o dejar que las hagan girar para ver que todo se basa en el ombligo...el ombligo nada más. Los corazones en las cartas...porque la suerte existe cuando se alía con la oportunidad y la voluntad...sin dos bandas, sin un puente no hay ni río que cruzar ni camino que recorrer.

    Uno aprende de la experiencia, o para ser más exactos, uno cree aprender. No osaré quejarme. Voy por mi primer - y único, espero - matrimonio y encantado de la vida, con sus pros, sus contras, sus idas y venidas...pero como peonza que soy me gusta girar y girar...como el vértigo de los columpios, como el dejarse llevar un poco más allá.

    Como bien dice luz en algún lugar: amar es una cosa, y desear otra. Eso lo sabemos todos después de unas cuantas santas obleas jacobeas de la vida, de los encuentros y desencuentros.

    Pero sí: hay amores de toda la vida, amores invariables en los que uno cree siempre. Uno de los míos: David Valls que ha reabierto en Barcelona. Nunca me ha fallado y sigue visto lo visto, sin hacerlo.

    Me voy, os dejo por una temporada. Aprovecho este camino a mi nueva casa en Sant Cugat para decir â bientôt y que las próximas Navidades sean lo que tienen que ser, y si no es posible, intentar que pasen los días recodando a los que no olvidaremos jamás, u que ahí siguen aunque ya no estén.

    Besos

    Gilbert Fadda
    @ iPhone

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merry Christmas, baby! Come back, soon.
      Un besote.

      Eliminar
  3. Ohhh Gilbeeeeeeeeeeert, te esperamos!!! Buenas fiestas!!! ;) Luz

    ResponderEliminar
  4. Yo también deseo que tu ausencia sea breve Gilbert.

    ResponderEliminar
  5. ¡Caramba Gilbert! ¿Por dónde vas a Sant Cugat que te obliga a ausentarte por una temporada? Has intentado ir por la Rabassada y te has perdido? ¡Qué, aunque caros y próximamente privatizados, existen los túneles!

    Confirmo: deseo y amor no son lo mismo. A veces el deseo lleva al amor y otras no. A veces un deseo podría llevar al amor pero se cruza otro deseo y, ¡zas!, vuelta a la casilla de salida. Yo soy persona de deseo inflacionario y así nunca llego al amor.

    ¡Felices fiestas a todos!

    Sapo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajja, Sapo. Ya... Yo me suelo hacer un lío con las dos cosas...
      Un beso.

      Eliminar
  6. Yo no confiaría en tu yoguiri: los hombres siempre tienen una segunda intención (las mujeres seis o siete).
    Comienza hablando del amor universal y seguro que en la próxima sesión dice que la mejor versión del amor es la masturbación y el sexo en grupo.

    Además con eso del "amor que no espera nada a cambio", debía referirse a Teresa de Calcuta. Nosotros (tú o yo) sí que esperamos todo a cambio. Menudos!

    Ahora, eso sí, me ha dejado intrigado lo de tu psiquiatra (Ah, los psiquiatras... son todos iguales. El mío dice que mi madre me abrazó poco y por eso me gustan todas las mujeres); intrigado digo, cuando él dice que los afectos se asientan en otras cosas ¿qué cosas?. Que lo aclare. Pronto, porque estoy a punto de volver al gimnasio y me da mucha pereza.

    Muchos besos

    PS. Tu americana de Acne la podrías acompañar con un pantalón de Herpes.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja.
      Yo del amor espero la salvación (al menos durante un rato). Como todo el mundo. Ni más, ni menos.
      Un beso.
      PS: Gimnasio, yoga, psiquiatra: ¡es dura la vida de los seductores!

      Eliminar
    2. ¡Durisima!, qué te voy a contar que tú no sepas.

      Eliminar
    3. jajajajajajajajajjajajajajjaja
      Un beso!

      Eliminar
  7. ojalá todo fuera cuestión de culo
    así, el peso de las medidas lo explicaría todo, porqué te gusta este y no aquel, o por qué te gustó aquel y después se cruzó otro con unas medidas que más se ajustaban a tu ideal y desbancó al primero, un poquito de cremita reductora (o unas dosis de chocolate bien comidas justo antes de ir a dormir) y ya está, ya podemos gustarle a x.
    saludos Milena, un beso desinteresado pero beso quand même
    Eva

    ResponderEliminar