miércoles, 4 de abril de 2012

¡Vestido, ven a mí!


¡Oh, queridos míos! ¡Qué ganas tengo de volver a ponerme vestidos! ¡De volver a sentir el aire entre las piernas! (Suena fatal. Lo sé. Lo siento. Pero todas la chicas entendéis lo que quiero decir. Vosotros me temo que no podéis entenderlo tanto, por varias razones... Estilísticas y anatómicas...Yes. Así es la vida. En fin, es algo gustoso). Me pregunto qué hacen los habitantes del Polo Norte, siempre abrigados, siempre con frío, siempre tan lejos de su propio cuerpo. ¡Niños! ¡Hay que estar pegados al propio cuerpo! (Y a algún otro, si posible). No dejar que se separe de nosotros ni un milímetro (el nuestro, el otro puede ir y venir). No sé vosotros, pero yo en invierno siento que el cuerpo se me va, se me va, muy muy muy lejos (al Polo Norte, supongo). Y claro, detrás del cuerpo, va la cabeza. Siempre, siempre, siempre. Pero siento que ya le he vuelto a echar el lazo a mi cuerpo (y a la cabeza...más o menos), tengo los vestidos preparados, y mi cuerpo, todavía en el aire, como una cometa, pero ya a punto de aterrizar, esperando solo a que se disipen las últimas nubes. Con el cuerpo de vuelta en casa y un buen vestido, somos invencibles. No lo olvidéis. ¿Eh?

23 comentarios:

  1. Con el cuerpo airoso,vestida con gusto, pisando s
    segura y sin manias, cara al viento. Di que si!!
    Lydia y yo te seguimos siempre
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa sería la idea...lo de pisando segura y sin manías tiene su dificultad, pero en eso estamos.
      Lydia es genial!
      Un beso.

      Eliminar
  2. En el polo norte y en los países nórdicos hay muchos suicidios!!! -y es por el frío y por la falta de luz-. Correr el aire entre las piernas y en la entrepierna es lo mejor de llevar vestido, sí. Ellos podrían/deberían probarlo, al menos con un pareo -si no tienen vestidos, se supone- para estar por casa. Besito. Luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrepierna es la palabra más repugnante del diccionario! Un beso.

      Eliminar
    2. sniffffffff... era para seguir con lo que decías de "suena fatal...". Eso suena peor... pero si no te gusta, bórrala, pleasse - y pon ingles. Luz

      Eliminar
    3. Jajajajjaja. ¡Eso suena todavía peor!
      No pienso borrar nada, me encanta que escribas.
      Un beso.

      Eliminar
    4. Mira... las modistas usan la palabra "entrepierna" para la zona del cuerpo de los muslos -p.e. en pantalones-. También te parece "repugnante" y asquerosa la palabra ingles???? M'hija!!!... Hay miles de palabras asquerosas... LUZ

      Eliminar
    5. No, era broma, ingles está bien...
      Un besín, no te enfades.

      Eliminar
    6. Aisssssss... menos mal!!!. Supongo que te suena mal la otra palabra -no la escribo, eh?- porque hay quien la usa como eufemismo -y así tampoco me gusta a mi-. Pero yo soy un poco bruta y uso muy pocos eufemismos... Kissss

      Eliminar
  3. Me gusta este vestido que deja pasar el aire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro! Y de que dejes un comentario...
      Petons.

      Eliminar
  4. Tú tienes ganas de ponerte vestidos. Yo tengo ganas de verte con ese Antik Batik puesto y dispuesto, invencible, en una terraza con vegetación no demasiado ordenada, más bien silvestre, poco urbana, que trepe por los muros, que dé frescor, el justo para combinar con el calor.

    Esa maravilla, a precio de saldo...lo que digo: la mejor combinación...

    PS: Sentir el aire entre las piernas...pues no...pero me conformo con sentir el agua de mar....nadar sin bañador en aguas profundas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gil, querido:
      Tienes toda la razón. No hay nada como nadar desnudo en el mar.
      Un beso grande.

      Eliminar
    2. ¿A que sí? Es una sensación de abrazo integral.
      Nadar desnudo en aguas profundas es como vestirse de agua. Kiss.

      Eliminar
    3. Sí, es cuando uno se da cuenta de que realmente venimos de los peces, de que en algún momento hace millones de años, ese fue nuestro habitat. Venimos de los peces, ¿verdad?

      Eliminar
    4. Eso leí hace muchos años, cuando era pequeño y crédulo, en una colección de libros titulada "El Porqué de las Cosas".

      Desde luego yo me veo más como un delfín que como un simio...Sí, sí, que los delfines no son peces...pero me parece el animal acuático más armónico que conozco.

      Cuando me meto en el agua, en la piscina, en el mar tengo la sensación de que me reconoce...I know...me gusta bucear en el lago de los ilusos...pero tal como van los tiempos es liberador meterse en el agua y que te cubra entero.

      Hablando de nadar desnudos, sé que hace unos cuantos años algunos nadadores de alta competición pidieron que les dejasen nadar desnudos para ser más veloces...Por supuesto les negaron la petición. Lo natural no suele gustar. ¿No era en la novela de Forster "Maurice" donde podíamos leer "England has always been disinclined to accept human nature"...pues yo quitaría lo de England para hacerlo algo más universal...

      En fin...que me fui otra vez...es lo que tiene haber sido pez hace trillones de años...nado en cualquier parte...hasta en el pc...

      Eliminar
    5. Yo todavía conservo ese álbum de "El porque de las cosas!!!. Ya eramos curios de pequeños!!!
      Desnudos en el agua como los peces... También estábamos desnudos en agua en las entrañas (Milena... ¿esta palabra te gusta?... jejje) de nuestras madres. BESUKISSSSSSSS. Luz

      Eliminar
    6. Venimos de los peces, sí, y conviven con nosotros. De hecho es fácil coincidir con algún merluzo cada día, y tener que dialogar con besugos con cierta frecuencia.

      Eliminar
    7. Jajajja. Sí, ¡qué rollo! De todos modos, yo cada vez hablo menos. Con los listos no hace falta porque ya me entienden, y con los otros da demasiada pereza...
      Un beso.

      Eliminar
  5. Desnudos estamos siempre, aunque nos vistamos.

    ResponderEliminar
  6. Entonces lo que a mí me gustaría es ser el aire del verano.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, Soldner! Te he echado de menos.

      Eliminar
    2. Ser el aire tiene notables ventajas. Arrastras, te filtras, te cuelas, te vas y dejas. A veces dejas rastro, casi siempre...o a veces lo borras. Interesante eso de ser aire...o aspirar a serlo.

      Eliminar